Nordic Walking y ALFA 247. Dos conceptos inseparables.


El Nordic Walking, como todo buen deporte, tiene una parte técnica que permite optimizar sus resultados y beneficios. No se trata simplemente de coger un par de bastones y salir a andar con ellos, sino que es necesario que un instructor acreditado te oriente para poder alcanzar el máximo rendimiento en esta disciplina.

Esa técnica es conocida en el mundo de la marcha nórdica como ALFA 247. El Nordic Walker que comience su aprendizaje desde el principio y consiga dominar este método, no solo  conseguirá activar el 90% de la musculatura de su cuerpo en sus entrenamientos, sino que también se divertirá más con el concepto integral del movimiento de esta disciplina.

Sus siglas hacen referencia a los cuatro pilares básicos de este procedimiento: la primera A significa andar derecho, la L hace alusión a brazos largos, la F indica el ángulo en forma de triángulo entre el cuerpo y el bastón y la última A hace referencia a adecuar el paso. En resumen está técnica permite practicar Nordic Walking utilizando los bastones de una manera erguida, con unos movimientos de brazos largos y en un ángulo tal, que hace posible caminar de forma armónica y sin impedimentos. Estos cuatro conceptos son fundamentales y actuan según el principio de dependencia mutua, es decir solo se le puede sacar el máximo rendimiento al Nordic Walking dominando a la perfección la técnica ALFA y sus piezas básicas. Con un buen profesor, esta técnica se puede aprender bien en unas 4 o 5 clases.

Puedes encontrar más información sobre está técnica en la página de la Federación Española de Nordic Walking.


 


Sin comentarios