El Nordic Walking no solo ayuda a frenar el deterioro de nuestro cuerpo sino también previene y ayuda contra las enfermedades.

Nordic Walking, un aliado contra la vejez y las enfermedades.


Uno de los factores que influye directamente en tu estado de salud es tu forma física. Son muchos los beneficios que el deporte puede aportar a tu vida diaria presente y a tu vida futura. No es lo mismo envejecer activamente y con unos hábitos alimenticios saludables, que cumplir años bajo el yugo del sedentarismo y la comida basura.

 

La mayoría de los expertos recomiendan el ejercicio físico para prevenir enfermedades y para preparar tu cuerpo para el paso de los años. Expertos como Leocadio Rodríguez Mañas, coordinador de la Red de Investigación Cooperativa en Envejecimiento y Fragilidad del Instituto de Salud Carlos III y miembro de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica, que nos habla de cómo 45 minutos al día de paso vivo puede prevenir el deterioro funcional de la vejez. Investigadores en el campo de la oncología también avalan las ventajas del ejercicio físico en la prevención contra el cáncer de mama. "El ejercicio ayuda a reducir la exposición a las hormonas femeninas (estrógenos). Estás sustancias como el esradiol o la progesterona, pueden llegar a estimular el crecimiento de las células cancerosas, dando lugar a la formación de un tumor”, afirma el portal web Runner´s world.

Pero el ejercicio físico no solo puede prevenir, sino que también puede paliar los efectos de algunas enfermedades degenerativas. El médico e instructor de Nordic Walking, Francisco Guerrero Frías, nos habla en sus artículos de los beneficios de la marcha nórdica en los enfermos de Esclerosis Múltiple. “Nosotros los instructores no solo debemos saber los beneficios que se obtienen con el ejercicio, también debemos conocer los matices de este tipo de enfermedades y como la práctica de ejercicio, aunque no lo cura, puede mejorar alguno de sus síntomas y hacer la enfermedad más tolerable”.

Por otro lado y siguiendo con el hilo de cómo el ejercicio físico puede ayudar en el tratamiento de enfermedades degenerativas, un artículo del portal web Geriatricarea, dedicado a los profesionales del sector geriátrico, nos habla de los beneficios del ejercicio físico sobre el Alzheimer. En este texto se habla de los resultados del estudio FINGER (Finnish Geriatric Intervention Study to Prevent Cognitive Impairment and Disability), un estudio internacional, aleatorizado, de dos años de duración y en el que participaron 2654 personas de entre 60 y 70 años que presentaban criterios de riesgo vascular, envejecimiento y demencia. El estudio se baso en tres pilares básicos: una dieta saludable, entrenamiento cognitivo y tres tipos de ejercicios físicos. Por un lado ejercicios destinados a aumentar la fuerza muscular en extremidades inferiores y superiores, abdomen y espalda, acompañados de entrenamiento aeróbico de dos a cinco veces por semana y ejercicios para mejorar el equilibrio con el fin de evitar caídas. El resultado de este estudio arrojó datos positivos de cómo una intervención multimodal puede mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo en personas mayores con factores de riesgo.

Recapitulando, el deporte no solo ayuda a prevenir el deterioro de nuestro cuerpo sino que también puede ayudar a frenar o paliar los síntomas y mejorar el día a día de personas con enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la Esclerosis Múltiple.


1 comentario

  • Gravatar Image
    administrador noviembre 10, 2016 6:58

    Me encanta poder recibir esas aportaciones tan valiosas